miércoles, 25 de abril de 2018

¿Será Morir no es lo que más duele de Inés Plana el best seller del año?

                                                
Morir no es lo que más duele es la primera novela de una escritora novel, Inés Plana,  y va camino de convertirse en uno de los top ventas del año.  Semejante pegada con una ópera prima es un fenómeno inusual. Cierto es que tiene varios pilares para conseguirlo:
  • El soporte de una gran editorial: A la vista de la promoción del libro y de la edición de lujo con la que se publica, es la gran apuesta de la Editorial Espasa para este año.
  • Un género de moda: Se trata de una novela negra, policíaca, de intriga.
  • Una buena historia: Explora el alma de los protagonistas, desde la víctima al asesino pasando por los guardias civiles que investigan el caso.  Tiene una buena trama dónde más que sorpresas hay asentimientos. En esta novela importan más los porqués que el cómo y sobre todo importa el efecto emocional que los sucesos y su descubrimiento produce en los que se ven involucrados en la historia.
Destaca al leer Morir no es lo que más duele que todos tienen problemas, los buenos, los malos y los que pasan de refilón. Es género negro y no faltan cadáveres e incluso una buena dosis de sadismo y crueldad. Aun así,  la exploración de lo emocional es la nota dominante de la novela. No es un buen momento para ninguno de los personajes de la obra, ni siquiera para la gata, que poco a poco se convierte en uno más para el lector, y cuando pasa unas páginas sin aparecer, se pregunta por ella.
Inés Plana nos trae una historia cruenta y triste, no hay lugar para la esperanza en los sucesos de la historia ni siquiera en los tangenciales, solo se puede  esperar algo bueno de lo que la vida les traiga después para aquellos, a los que después de estas vivencias, les queda aún una oportunidad.
«Bien sabía él que la Guardia Civil es el colectivo profesional con mayor índice de suicidios, pero no consideraba a sus superior capaz de quitarse la vida.»
Es una obra original que, respetando los básicos del género, se aleja de los tópicos y los estereotipos aparecen y se van por donde han venido. Una novela en la que los malos son muy malos, los buenos son humanos y dónde los finales felices llegarán, si lo hacen, fuera de sus páginas.
«Julián había conseguido tal autocontrol que a veces llegaba a inquietarle: tanto dominio de sí mismo podría  hacer estallar su psicología en mil pedazos, el día menos pensado y quizá por algo del todo irrelevante.»
Esperamos leer pronto a Inés Plana una nueva aventura del teniente Julián Tresser y el cabo Coira, y deseamos que para entonces la vida les trate un poco mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué nombre os gustaría que tuviese la Biblioteca?